Qué hacemos

Qué hacemos

Qué hacemos

Proyectos pedidos, organizados y sentidos por al gente.

En el año 2014 fueron 2.900.000  los euros invertidos en 145 proyectos de solidaridad en los cinco continentes, con especial atención a África y a América Latina.

Fueron más de un millón los beneficiarios tocados por nuestros proyectos de solidaridad y desarrollo sostenible de los cuales más de la mitad son niños, adolescentes y estudiantes.

Los proyectos empezaron a partir de solicitudes nacidas en las comunidades locales y se concentraron mayoritariamente en los siguientes ámbitos:

  • Sanidad
  • Escuela
  • Promoción de los derechos humanos
  • Acceso al agua.

Atentos al desarrollo sostenible

Se trata casi siempre de pequeños proyectos, con una inversión económica que en al mayor parte de los casos queda por debajo de los 10.000 euros, que responden precisamente a una exigencia específica. A menudo, sin embargo, también cifras con pocos ceros pueden resolver situaciones de dificultad y sobre todo poner en marcha valiosas cadenas de desarrollo. La atención a las perqueñas exigencias de las comunidades locales significa para nosotros desarrollo sostenible.

Los criterios de selección de los proyectos de solidaridad

Cada año recibimos unas 350 solicitudes de activación de proyectos de solidaridad. Conseguimos que inicien una tercera parte, seleccionándolos con mucha atención a través de algunos criterios que con los años se han relevado más eficaces:

  1. Llegar a los últimos. No significa solo preferir los Países pobres, sino también individuar las zonas más pobres de un País y las personas más marginadas: los niños respecto a los adultos, las mujeres respecto a los hombres, los indígenas respecto al resto de la población.
  2. Sostener proyectos pedidos, organizados y sentidos por al gente. Pretender su ayuda en la realización y en la recuperación de los recursos. Evitar las imposiciones del modelo de desarrollo. Cada pueblo tiene en sí la fuerza de la propia salvación y mejor que ningún otro conoce las propias necesidades y límites.
  3. Preferir proyectos pequeños y sosteniblesEvitar las realizaciones distantes del nivel de desarrollo y de las sensibilidad de la gente. Buscar la sostenibilidad de los proyectos. Mejor la escuela local que el gran colegio, el pequeño ambulatorio que el costoso hospital, los laboratorios artesanales que la fábrica con tecnologías no fácilmente disponibles.
  4. Preferir los proyectos de desarrollo sobre los proyectos de asistenciaEs fundamental abatir las causas de la pobreza, dando a las personas los medios para caminar con las propias piernas. En los casos de urgencia, cuando las soluciones son difíciles y lejanas respecto a las necesidades de aliviar el sufrimiento, la intervención de asistencia está asegurada. Como en casos de guerras, epidemias o catástrofes naturales.
  5. Actuar en las mismas zonas con varios proyectosEsto permite eliminar más causas de pobreza, facilitando un desarrollo integral de la persona. Los proyectos múltiples edos son también los más seguros porque se basan en las relaciones consolidadas con las personas del lugar y con un conocimiento de los problemas más profundo.
Otras páginas que te pueden interesar
Sobre nosotros